Dropshipping: qué es y cómo comenzar

Crea un e-commerce con el modelo de dropshipping y olvídate del inventario y de la logística de entrega

Cuando se habla de economía digital y de e-commerce, es difícil no tropezar con el término* dropshipping.*

Si eres un nuevo emprendedor que busca ingresar al mundo de los negocios digitales, o alguien que ya tiene un negocio de ventas en línea, comenzar a implementar el dropshipping podría ser el siguiente paso para aprovechar a tú público y tu sitio web.

Pero, ¿qué es el dropshipping? ¿Y cómo iniciar en este modelo de comercio electrónico?

Acompáñanos mientras exploramos esta manera de monetizar tu sitio web, ya sea con tus clientes habituales o creando una nueva audiencia:

¿Qué es el dropshipping?

Básicamente, el dropshipping o drop shipment es un modelo de negocios que permite a las empresas operar y vender productos sin necesidad de poseer un almacén, controlar el inventario y administrar los catálogos de productos.

(Nota: si quieres saber más sobre catálogos, entonces querrás abrir este artículo en otra pestaña.)

En la práctica, las empresas se asocian con un proveedor que trabaje bajo el modelo de dropshipping, luego abre una tienda online o establece canales digitales para vender sus productos, actuando como intermediario en las operaciones de ventas.

Los clientes realizarán pedidos a tu empresa y recibirán el producto directamente del almacén del proveedor de dropshipping; a veces a nombre de tu marca o a nombre del proveedor, todo depende de los términos del acuerdo. Lo importante es que el proveedor está a cargo de la fabricación, almacenamiento, embalaje y entrega. De tu parte solo el proceso de venta.

La siguiente imagen explica el proceso de dropshipping en una forma muy simple:

Dropshipping

  1. El cliente realiza un pedido;
  2. Conservas tu parte de las ganancias y reenvías el pedido al proveedor de dropshipping junto con el pago;
  3. El proveedor entrega el pedido al cliente.

¡Así de fácil! Este modelo de negocio es ideal para emprendedores que no quieren o no pueden fabricar y almacenar productos y no les importa compartir las ganancias con un proveedor.

También es una excelente manera de expandir y escalar un e-commerce sin necesidad de tener más almacenes o rentar alguna.

Claro, suena muy simple (y lo es), el reto está en destacar por encima de los competidores y manejar una logística impecable en conjunto con el proveedor o proveedores.

Entonces… ¿Cómo hacer dropshipping?

Ahora que comprendes los aspectos más básicos del funcionamiento de este modelo de negocio, el siguiente paso es conocer lo necesario para comenzar a ganar por ser un intermediario:

Crea tu tienda online

Hay muchas formas de empezar a vender con este modelo de negocio. Uno de los más recomendados es simplemente crear un e-commerce utilizando una plataforma de comercio electrónico que admita tiendas de dropshipping.

Para esto tienes diferentes opciones. Es importante mencionar que no todas las plataformas de creación de e-commerce o de páginas web destinadas a ventas admiten el modelo de dropshipping, pero a continuación están las mejores que sí lo hacen:

Shopify: tiene una prueba gratis de 14 días que la hace muy atractiva. Además tiene extensas guías sobre cómo encontrar proveedores, productos para vender en línea y nichos de oportunidad.

Una de sus características más destacadas está en sus carritos de compra, los cuales son inteligentes y se quedan guardados. De manera que si un usuario vuelve a la página, los productos seleccionados en su carrito abandonado se quedan guardados para que pueda retomar la compra.

Tiene una variedad de temas o plantillas que permiten personalizar al máximo el aspecto visual de tu tienda. Aunque una referencia negativa que se lee con frecuencia es que hay que pagar extra por tener algunas funcionalidades que proveen apps externas por las cuales se debe pagar extra.

Jumpseller: esta plataforma de ventas por internet no destaca por tener muchas plantillas o formatos, pero eso puede ser bueno, pues significa que la experiencia de usuario ha sido simplificada.

Tiene una plataforma en múltiples lenguaje que facilita el crecimiento en nuevos mercados. Lo mejor de Jumpseller es que se integra con plataformas como Facebook o Instagram, facilitando el manejo de las redes sociales como herramientas de ventas. Además, se integra con diversos métodos de pago como Skril, HiPay y PayPal. Y si PayPal no es para ti, aquí tienes algunas alternativas.

Solo por dar un ejemplo, la marca alemana de hidrolimpiadoras Kärcher, confía en sus servicios para la creación de algunas de sus tiendas virtuales en Latinoamérica, como la de Chile.

Si quieres saber más sobre Jumpseller, tenemos toda una reseña dedicada solamente a sus características, ventajas y planes.

Y si quieres crear una tienda en línea con estos servicios, puedes sacar el máximo al darte de alta en algunos comparadores de precios para que un público más grande y con altas probabilidades de hacer una compra conozca tu tienda.

Vende en marketplaces

En lugar de crear una tienda online propia, también puedes aprovechar plataformas como Amazon, eBay u otros para comenzar a vender.

(Nota: y si estas plataformas no te convencen, aquí tienes algunas alternativas a eBay y Amazon.)

Todo lo que necesitas hacer es encontrar proveedores, crear tu cuenta en dichas plataformas de ventas como minorista y comenzar a publicar anuncios para destacar tus productos.

De hecho, Amazon puede facilitar dicho proceso pues ellos invitan a proveedores en Europa a comprar productos en cantidad y luego guardar este suministro en los almacenes de Amazon.

Para iniciar un negocio de dropshipping en Amazon, podrás hablar con empleados que te guiarán a través de todo el proceso y te ayudarán a sostener tu negocio a largo plazo.

Comercia en redes sociales

Si te parece complicado tener tu propia tienda en línea y no quieres trabajar en conjunto con terceras plataformas especializadas para vender productos, las redes sociales son sin duda la siguiente mejor opción en la lista. El beneficio aquí está en evitar los costos de mantenimiento y los cargos por comisiones que incluyen terceros como métodos de pago o las plataformas estilo marketplaces presentadas anteriormente.

Así que si ya tienes proveedores a tu disposición y productos para vender, puedes aprovechar la publicidad en Facebook e Instagram para alcanzar a un público que está más acostumbrado a consumir contenido publicitario.

Beneficios del dropshipping

Es posible que te preguntes cuáles son los beneficios de iniciar un negocio de dropshipping en lugar de simplemente crear un comercio electrónico, administrar el inventario y ser dueño (y responsable) de todo su proceso de ventas. Pues estos son algunos de ellos:

Comercio en línea

Ahorrar en costos de inventario

La ventaja más obvia es cuánto podrás ahorrar en costos de inventario, no solamente del espacio físico, sino en el manejo del inventario (software, logística, empleados y otros costos asociados); así como en empacar y entregar productos.

En lugar de tener que preocuparte por todo esto, al apegarte a la metodología del dropshipping podrás dirigir todos tus recursos y atención hacia el proceso de ventas, es decir, a hacer dinero.

Por supuesto, esto también significa que compartirás las ganancias con el proveedor, por lo que es una cuestión de encontrar un buen balance entre cuánto necesitas gastar para adquirir nuevos clientes y el margen de ganancia que te deja lo que comercias.

Posibilidad de enfocarse solo en ciertos productos

Otro gran beneficio es que aplicar el dropshipping te permite probar entre diferentes productos y simplemente quedarte con el que tenga mejores números de ventas o mayores beneficios económicos. Puedes simplemente no ofrecer los demás o reducir su exposición.

Pero si tuvieras que administrar un inventario, como es el caso de la mayoría de los e-commerce, no habría forma real de deshacerte de ese producto que ya está en el almacén. La única opción es intentar venderlo (para lo cual podrías usar “invitaciones proactivas” en el chat de tu sitio web).

Vender en todo el mundo

Por último, pero no menos importante, el dropshipping es un modelo de negocio que no impone restricciones sobre dónde puedes vender, lo que esencialmente te permite vender a nivel mundial, pues eres libre de encontrar proveedores en diferentes partes del mundo.

Esto hace de este modelo de negocio escalable en un nivel virtualmente sin límites, pues tu público estará en constante expansión si tienes una estrategia de marketing acertada. Si te atrae esta posibilidad, entonces aquí tienes algunos tips para dar a conocer tu negocio en el extrajero. ¡Que comiencen los envíos a todo el mundo!

Usa JivoChat para impulsar las ventas de tu negocio dropshipping

Esperamos que nuestra definición sobre el dropshipping, así como el cómo comenzar y los canales de venta a tu disposición, te ayuden a impulsar tu e-commerce o te empujen dar el primer paso hacia este modelo de ventas por internet.

Ten en cuenta que todo este panorama es aún mejor si brindas un servicio al cliente de alta calidad, el cual te permita impulsar tus ventas y retener más clientes.

Ya sea que vendas desde tu propia tienda en línea, una plataforma marketplace o en las redes sociales, debes poder acercarte a los clientes y ayudarlos en tiempo real, respondiendo sus preguntas y resolviendo problemas mientras exploran lo que tienes para ofrecer.

Para hacer esto, considera invertir en una solución de chat en vivo como JivoChat. El chat para sitios web de JivoChat te permite monitorear a los visitantes en tiempo real y enviar un mensaje en el momento adecuado gracias a la función de “invitaciones proactivas”.

Se integra con plataformas Shopify y Jumpseller, también con canales de comunicación como Facebook, Telegram y WhatsApp; todo en un mismo lugar. Instala JivoChat gratis y comenzar a generar ventas ahora mismo.

2020/09/24

También les gustará ...

Suscríbase al blog de JivoChat